Malditas Leyes

De todos es sabido el impacto que está suponiendo la irrupción de los drones en innumerables aspectos de todo lo que nos rodea.

Las aplicaciones de estas aeronaves no tripuladas no dejan de crecer. Día tras día podemos ver en las noticias  cómo se aprovecha la tecnología y el potencial de estos aparatos con aspecto de juguete. Fotografía, Cartografía, Vigilancia, Agricultura y un largo etcétera se pueden beneficiar en gran medida de los bienvenidos drones.

De momento, y a la espera de cómo queda la legislación al respecto, existen numerosas restricciones. No se pueden sobrevolar ni casas ni personas. Hay que volar de día, por debajo de 120 metros y a una distancia de no más de 500 metros del piloto. 

Al parecer, por unos cuantos gamberros, el pasado año la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) prohibió que los drones sobrevolasen las ciudades tras comprobar vía internet la existencia de vídeos de vuelos muy temerarios. Teniendo en cuenta que gran parte de la actividad se desarrolla en las ciudades no parece que la prohibición vaya a favorecer el desarrollo de los drones.

Mi reflexión personal es que está bien poner ciertas normas, requisitos razonables para pilotarlos y sobre todo castigar a los atrevidos. Sobre todo esto último, ya que hoy en día existe tecnología que permite “controlar” a los gamberros. Sinceramente, no creo que pilotar un dron siguiendo las normas sea más peligroso que conducir una moto o un coche por la ciudad. En definitiva, hay que castigar a los pilotos y no a los drones y a su desarrollo.

Os dejo un par de artículos interesantes para consultar relacionados con el “mundo dron” que han aparecido recientemente en el periódico El País y en la web destinada a noticias innovadoras del BBVA.

Debes ser usuario registrado para poder comentar los artículos del blog